Bienvenido

lunes, 5 de octubre de 2009

Aprendiendo la lección

Eran las cinco de la tarde, ahí estaba yo esperando en la terraza de la cafetería. Era la hora y el lugar donde habíamos quedado. Solo tres minutos mas tarde llegaba ella. Tal y como habíamos acordado, irrumpió en la terracita con su falda y su camiseta roja, de esa manera sabría que se trataba de ella. Se acercó a la mesa, vio que estaba tomando un café con hielo y me dijo:

- ¿Eco?
- Si, soy yo, adelante siéntate.

Nos nos conocíamos apenas, solo de escribirnos por internet, alguna que otra llamada y algunas fotos subida de todo, pero al verla en persona me di cuenta de que era espectacular, la camiseta le quedaba de maravilla y bien ajustada y la falda le marcaba bien su cintura y dejaba ver sus preciosas piernas. Hechas las presentaciones, estuvimos un rato hablando sin entrar en ningún tema en particular. Nos mirábamos, sonreíamos, nuestras miradas se volvieron cómplices. Pero si ella estaba ahí sentada era por una razón. Así que se le pregunté sin ningún tipo de rodeos:

- Así que estas dispuesta a ser mi sumisa.

- Si, por eso he venido para demostrarte que estoy dispuesta a complacerte.

- Esta bien, pero no estoy seguro seas una buena sumisa.

- ¿ He venido no ? Estoy dispuesta a hacer lo que me pidas.

- Bueno, ¿sabes que hay que seguir unas reglas, o sea mis reglas?.

- Y...¿cuales son tus reglas? - preguntó ella mientras se acercaba un poco más a mi.

- Mis reglas son :
1º. Solo puedes tener un amo y esté seré yo.
2º. Mis deseos seran ordenes para tí y tú deberas complacerme en todo lo que te pida.
3º. Si rompes alguna de mis reglas, dejarás de ser mi sumisa y todo habrá acabado.

- Esta bien, estoy dispuesto a ser tus reglas.




Desde luego ella parecía muy convencida de todo lo que se hablaba en aquella mesa, pero yo queria empezar a verificar sus palabras. Así que cogi un hielo del vaso de cafe con la cucharilla, me lo metí en la boca, lo saqué y me lo puse en mi mano - Acercate - te dije y obedeciste rapidamente.

- Quiero que este hielo te lo coloques en tus bragas, entre las bragas y tu coño.

Ella cogió el hielo con su mano derecha y fue a levantarse mientras me dijo:

- Voy al baño, ahora vuelvo.
- No, espera, no te he dicho que vayas al baño, quiero que lo hagas aquí y ahora.

Ella miró a ambos lado un poco sorprendida, no sabía muy bien que hacer porque en la terraza habia mas gente tomandose algún refrigerio. Asi que ella cogío el bolso que tenia colocado en la silla y se lo puso disimuladamente en las piernas, lo abrió con la mano izquierda y hacia como si buscara algo. Mientras la mano con la que sostenia el hielo estaba oculta detrás del bolso, abriendose paso por su barriga abajo, poco a poco noté como iba hundiendo mas su mano. Su cuerpo se tensó, aguantó la respiración y luego dió un pequeño suspiro. Aparto el bolso, se movió un poco hacia el lado para acomodarse y volvió a sentarse bien.

- Ya está.
- ¿Como te sientes?
- Esta frío, noto como se va derritiendo en mi coño.- me susurraste.
- Así me gusta que me obedezcas. Ahora me agacharé para verte bien las bragas mojadas, quiero que abras bien las piernas para tener una perfecta visión.

Asintió con la cabeza, yo dejer caer la cucharilla al suelo, y cuando me agaché ella abrió sus piernas, me dejó ver su tanga negro y un pequeño bulto de hielo, el cual escurría por coño abajo. Me reincorporé, y ella me dijo :

- Me estoy mojando toda.
-No te preocupes, ahora ve al baño y quitate las bragas metelas en el bolso y cuando vuelvas me las das.

Ella me miró de nuevo sorprendida, pero enseguida se puso de pie, cogió su bolso y entró dentro de la cafetería. Yo pude observar mientras entraba como las gotas de agua se deslizaban por sus piernas mientras caminaba.



Al instante volvió y colocó el bolso abierto cerca de mi silla. Y allí estaba su braga mojadas. Me agaché de nuevo, esta vez sin ningún pretexto y pude observar su depilado coño todavia mojado:

- ¿Como estas? - le pregunté.
- uff, estoy excitada, nunca pensé que haría algo asi pero me gusta.

Introducí la mano en su bolso y cogí las bragas, me levanté sin decir nada. Disimuladamente me las metí en el bolsillo, me acerqué a ella, le puse mi mano en su hombro y le susurré :

- Estate atenta, porque cuando salga del baño, dejaré tus bragas en el lavabo. Entra nada mas yo salir de ahí. Coge las bragas tal y como esten y vuelvetelas a colocar.

Me dirigí al baño, cerré la puerta con pestillo y saqué las bragas de mi bolsillo. Lo primero que hize fue olerlas. El olor a humedad y a sus flujos me excitó muchisímo. Saqué mi polla del pantalón y comencé a masturbarme. Me restregaba sus bragas por mi polla, mi ritmo era endiabladamente rápido, toda esta situación y encontrar a alguien que realizara mis deseos, me estaba volviendo loco. El orgasmo era inminente, asi que coloque sus bragas en la punta de mi polla que estaba a punto de estallar. Varios golpes de semen impactaron contras sus bragas. El color negro de las bragas dió paso a un blanco márfil de mi semén. Me limpié con ellas sin dejar caer ni una sola gota. Metí de nuevo la polla en mi pantalón y deje las bragas sobre el lavabo.



Abrí la puerta lentamente para que ella se diera cuenta que estaba saliendo, y antes de cerrar la puerta, ella venia de camino. Cuando paso por mi lado, me lanzó una mirada picarona y yo se la devolví cogiendole el culo antes de que entrará. Ella se giró rápidamente, y me dijo que ahora volveria, mientras cerraba la puerta.

Me fuí de nuevo a la mesa y me senté. Tardó uno o dos minutos en aparecer, pero cuando lo hizo, su cara lo decía todo. Sus ojos se entornaban y su labios se relamian, incluso habia cambiado su forma de caminar. Nada mas sentarse, cruzó las piernas y dió otro pequeño suspiro.

- ¿Que tal? ¿Te ha gustado mi regalo?

- Dios, estoy supercachonda, tenía el coño frío, mojado y excitado por el hielo, y ahora a sentir tu semen caliente en mis bragas y rozandome toda, me produce un placer que no puedes imaginar.

- ¿Quiero ver como estas?

Sentada en la silla, se reclinó un poco hacia atras, se subió levemente la falda, lo justo para que no tuviera que agacharme mucho para verle las bragas. Yo baje un poco la cabeza y podia ver como mi semen le brotaba por ambos lados de la braga. Ella llevó su mano al muslo y comenzó a acariciarse, tenía ganas de mas. Su mirada se volvió lasciva, su respiración intermitente.

- Eco, estoy muy cachonda, ¿vamos a algún lado ?

- Recuerda que soy yo quien da las ordenes, y por ahora hemos terminado.

- ¿Que? ¿Vas a dejarme así? Tan excitada y mojada !!.

- No seas impaciente, tendrás tu recompensa si sabes esperar. No se te ocurra masturbarte cuando me vaya. Nos veremos esta noche, y seguiremos.



Me levante y ella se quedó un poco perpleja, me acerque a ella le puse la mano en el hombro, baje mis labios hasta su oreja. La bése, la mordí, mientras mi mano descendía hasta sus pecho atraves de la camisa. Ella suspiraba, y casi que jadeaba también. Entonces pare, le guiñé un ojo y le dije:

- Esta noche te diré donde quedaremos, portate bien mi pequeña sumisa...

11 comentarios:

Lunhe dijo...

Vaya, me alegra tu interés por este juego y tus ganas de compartirlo... escrito de un modo tan provocativo.

Un beso y como siempre a la espera de más.

Juank dijo...

Muy ardiente, sabes dar órdenes precisas... a una discípula quetiene mucho q aprender

Maya Rincón dijo...

me pones...y punto..

Luna dijo...

Me fascinan los relatos inconclusos, la imaginación vuelva tanto que cuando llega el final, las ganas son más.

Espero pronto leer la segunda parte.

Besos

Luna dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Amante del mar dijo...

mmmmmmmmm...fue una cita impresionante!!! ese hielito resbalando por mi pubis me hizo querer empezar a cabalgarlo ahi nomas...en la silla...y dejar a la luz mi terrenito mas enloquecedor a tus ojos pudo haber cambiado los roles...pero el sentir tu crema en mi piel me hizo arder de deseos...
...estoy lista...

golfa dijo...

Vaya....

Hacía tiempo que no decía eso de !joder!!! bufff... después de leer algo...

Juegos... me ponen esos juegos...

Un placer visitarte

Eco dijo...

Comentario suprimido

El autor ha eliminado esta entrada.

5 de octubre de 2009 18:11


¿Quien se ha hechado atras ? jajaja :P

Amante del mar dijo...

Quien se ha hechado atras? yo no...jajaja
Te dejo algo nuevo en mi que quiero compartir contigo...
http://nuestroamormagico.blogspot.com/
Besos de sumisa...

Sumisa.Novata dijo...

Q ....L..I..N..D..O..(y si la amarraras seria uf!!!)

Un besin

BELMAR dijo...

todo tu blog es una delicia





"C'est faux dire: je pense: on devrait dire on me pense."


("Es falso decir: yo pienso; deberíamos decir: alguien me piensa.")

Arthur Rimbaud